Por qué no se debe consumir ropa hecha de piel de animales?

Por qué no se debe consumir ropa hecha de piel de animales?

La industria de la piel, durante mucho tiempo a sido sinónimo de lujo. En sus entrañas, sin embargo, es responsable de la muerte de millones de animales en condiciones crueles solo y exclusivamente para elaborar abrigos u otros complementos de moda. No nos cansaremos jamás de apoyar el cese en el consumo de piel de animal, sobretodo si su importancia no sobrepasa la de "hobby". Es por eso que apoyamos firmemente iniciativas como revolucionatural.es. Poco a poco las tiendas ecológicas están cautivando más corazones, por suerte.

Granjas de pieles

En este sector es fácil encontrar aglomeraciones de jaulas en poco espacio, unas sobre otras, en salas en pésimas condiciones de higiene donde destacan los escalofriantes gritos de animales eque están en problemas. Más del 85% de la piel que se vende hoy en día proviene de este tipo de instalaciones, donde los visones, zorros y otros animales son enjaulados antes de ser sacrificados por sus pieles. Las condiciones de vida que se les imponen no dejan espacio para jugar, cazar o simplemente correr y saltar como lo hacen en su entorno natural. Las cortas vidas de estos animales, generalmente curiosos e inteligentes, se vuelven grises y se sumergen en la soledad y la esclavitud.

Numerosas investigaciones sobre granjas de peletería en muchos países productores han revelado un extenso listado de atrocidades (por desgracia): Infecciones, heridas producto de las jaulas, miembros desgarrados y amputados, heridas abiertas que jamás son tratadas, crías que pasan días junto al cadáver putrefacto de sus madres; y animales cuyos niveles de locura ascienden a la par con los niveles de tortura que sufren.

Los métodos utilizados para matar animales en las granjas de peletería son la electrocución, el gaseado o el envenenamiento. Todos son igualmente horribles, dolorosos y aterradores.

Cazar, Atrapar y golpear

Cada año, los tramperos de todo el mundo matan millones de mapaches, coyotes, lobos, linces, zarigüeyas, castores, nutrias y otros animales de piel preciosa para la industria de la moda.

Pérdida de sangre, estrés por el shock, deshidratación, congelación, gangrena y heridas por ataques de depredadores: los animales que quedan atrapados en la naturaleza. Y sí! Acabamos de hablar de los que consiguen escapar, por desgracia otros sufren un destino aún peor...

Los cazadores pueden usar trampas con cuchillas de acero que se cierran atrapando las patas de los animales, a menudo desgarrándolas hasta el hueso. Otras trampas aplastan el cuello de los animales bajo una presión de más de 40 kilogramos por centímetro cuadrado. Las trampas utilizadas en el agua dejan a los castores, aves zancudas y otros animales luchando durante más de nueve minutos antes de ahogarse.

Las mandíbulas de acero son tan inhumanas que son ilegales en la Unión Europea (sin embargo, nada impide la importación y venta de pieles capturadas mediante estos crueles dispositivos en otros lugares).

No es difícil encontrar cazadores que matan a las presas golpeándolos hasta la muerte o pisoteándolos. Estos métodos de ejecución son un medio reconocido para minimizar el daño a la piel a pesar del gran sufrimiento que inflige a los animales.

¿De quién es la piel?

Si compras piel, no hay una forma sencilla de determinar la piel del animal que llevas realmente.

En China, donde no hay sanciones contra el maltrato de animales en las granjas, los perros y los gatos, algunos de los cuales son a veces mascotas secuestradas de sus familias, también se encuentran entre las víctimas de la industria peletera. Los animales son asesinados en condiciones tan dolorosas como aterradoras. Los trabajadores apalean a los perros y mapaches, decapitan a los conejos y arrancan la piel de los animales vivos que se retuercen de dolor sin perder el conocimiento.

A menudo es imposible rastrear el origen de un producto de piel porque el etiquetado es deliberadamente inexacto y los diferentes agentes de la cadena de suministro internacional son difíciles de identificar. A veces incluso la piel real es etiquetada como falsa.

El daño ambiental

No hay nada "natural" en el uso de la piel por muy ecológico que algunos se esfuercen en publicitar. En cada etapa de su producción, la piel daña el planeta. Para evitar la putrefacción que comienza con la muerte de los animales, los productores los rocían con un cóctel de productos químicos peligrosos como el formaldehído y el cromo.

El Banco Mundial ha clasificado la industria de la piel como una de las peores del mundo debido a la contaminación de metales tóxicos que causa. Las sustancias peligrosas utilizadas para procesar pieles pueden tener consecuencias desastrosas en las fuentes de agua potable. También son muy perjudiciales para la salud de los trabajadores de las fábricas de procesamiento, causando enfermedades de la piel y cáncer.

Al igual que otras formas de cría industrial, las granjas de peletería se centran en la cantidad de beneficios que pueden obtener de los animales que crían, con tan poca consideración por el bienestar de los animales como por el impacto medioambiental. Las granjas de visones, por ejemplo, generan toneladas de excrementos que contienen fósforo que se desechan en los ríos y causan emisiones nocivas de óxido de nitrógeno y amoníaco.

Creo que la elaboración de una conclusión en este artículo debe quedar en manos de cada lector. Te animamos, aunque no seas consumidor de pieles, a que destines unos minutos a balancear el valor y los prejuicios que genera esta industria tanto en nuestro planea como en nuestra ética.

animaxawards quiere compartir el amor por los animales y la naturaleza